La accesibilidad cognitiva: un derecho, no un lujo

Fundación Purísima Concepción lleva luchando muchos años contra las barreras de comunicación que se encuentran las personas con discapacidad intelectual. La accesibilidad cognitiva está a la orden del día para que las personas que atendemos entiendan el mundo que les rodea.

La información habitual del día a día fluye por diversos caminos. Por ejemplo: ‘¿Cuál es el menú de la semana?’ Vía escrita: cuadrante mensual. Vía oral cuando preguntan y se les da respuesta. Y dos canales más, fundamentales para acceder a la información para ellos: los pictogramas y la lengua de signos.

De manera paralela se trabaja esta accesibilidad cognitiva con la adaptación de otros programas como son los de Higiene buco-dental y Orientación Temporo-Espacial entre otros muchos.

En el primero se presenta la secuencia del cepillado de dientes mediante pictogramas, con el fin de facilitar el desarrollo y adquisición de esta ABVD (Actividad Básica de la Vida Diaria) logrando la máxima independencia de la persona en su ejecución. En todos los baños del centro a los que las personas que atendemos tienen acceso, existe esta pauta de trabajo.

En el programa de Orientación Temporo-espacial, se trabaja con la misma dinámica, pero tratando conceptos relacionados con la fecha diaria, estación del año, condiciones meteorológicas y festividades. De esta manera se consigue que sean partícipes de la actividad, y que poco a poco adquieran directamente el hábito de actualizar y comprender toda la información relacionada con el tiempo y espacio en el que se encuentran.

En nuestro centro queremos que la información llegue a cuantas más personas atendidas mejor. Y segundo, que ganen en autonomía a la hora de acceder a la misma, ya que, al tener más posibilidades de comprenderla, precisarán menos apoyos y ayuda, siendo más independientes.  En Centro Ocupacional a día de hoy están actualizando todo el material.

Seguimos evaluando nuevos programas, nuevas barreras que puedan darse, para la adaptación de la información. Puesto que acceder a ella es un derecho, no un lujo. Por eso nos sumamos a Cermi y Plena Inclusión reclamando que el derecho a la accesibilidad cognitiva aparezca de modo explícito en el ordenamiento jurídico español y no quedar invisibilizado en una definición más general como es la de la accesibilidad universal.

Apoyamos la regulación de la accesibilidad cognitiva.

Ayúdanos y comparte esta página