Saliendo de la zona de confort

Seis residentes comienzan unas prácticas en el Centro Especial de Empleo con el fin de favorecer destrezas y habilidades

“Estoy muy contenta y feliz por esta oportunidad de poder aprender cosas nuevas que pueda darme la oportunidad de poder tener un trabajo en un futuro” Así se expresaba Carmen, residente de Fundación Purísima, que junto a sus compañeros Lorenzo, José Antonio, Jesús, Paqui y Rafa –también residentes- han dado comienzo un periodo de prácticas en el Centro Especial de Empleo.

Para todos es su primer contacto con el mundo laboral. Es una oportunidad de crecer, de salir de su zona de confort, de la rutina, de sus talleres y de la complicidad creada con sus monitores en el día a día.

Seis valientes que luchan por seguir creciendo como personas, y como profesionales. Cada día se esfuerzan en dar lo mejor de sí mismos. “Es una forma de ir tomando conciencia de su rol de trabajador. Es importante que confíen en su responsabilidad, que conozcan rutinas y tengan capacidad de autodirección”. Comentaba Nuria Naranjo, técnico de integración laboral del CEE. “Este entrenamiento laboral ha demostrado ser eficaz en favorecer habilidades y destrezas, que facilitan su integración social y laboral”.

José Alcántara -Coordinador del CEE-, se muestra ilusionado con esta nueva promoción de prácticos, la primera tras la complicada situación vivida a causa de la pandemia: “La llegada de este equipo es la mejor señal de que poco a poco vamos retomando nuestra normalidad y de que pronto estaremos en disposición de seguir creciendo para dar nuevas oportunidades laborales a personas que lo necesiten”.

Se prevé que a lo largo de los meses y conforme se vaya recuperando algo de normalidad en la producción, se podrá ir dando la oportunidad de prácticas a nuevos usuarios. El objetivo es fomentar una cualificación profesional que les ayude a conseguir una inserción laboral, bien sea en el propio CEE o cualquier otra empresa externa.

Ayúdanos y comparte esta página