Sin límites

Gracias a la extraordinaria implicación de hermanas, colaboradores y personas atendidas del centro Fundación Purísima Concepción en Granada, se aportó la cantidad de 6.000€, que se destinó a la instalación y puesta en marcha de un ascensor en el Centro Angel II de CHU HAI.

Comprometidos con la promoción de la misión hospitalaria en otras realidades y como impulsores de la cultura de solidaridad, no sólo dentro del centro sino también fuera, durante este 2018 desde Fundación Purísima Concepción se han llevado a cabo diferentes acciones en colaboración con la Delegación de Hermanas Hospitalarias en Vietnam.

Tras 31 años desarrollando una labor de apoyo a la población infantil más vulnerable de Vietnam, la Comunidad de Hermanas en CHU HAI atiende a niños huérfanos y abandonados con discapacidad. Las necesidades son muchas y las ayudas que consiguen son escasas. Es la Congregación junto con la colaboración y los donativos de algunas familias y, sobre todo de su trabajo: cultivo de arroz, huerta, granja… como mantienen la asistencia.

Es esencial para una atención de calidad poder mantener y reparar los centros, hacerlos más accesibles adaptándolos a las necesidades de los niños y niñas. En esta ocasión y gracias a la extraordinaria implicación de hermanas, colaboradores y personas atendidas del centro Fundación Purísima Concepción en Granada, se aporta la cantidad de 6.000€, que se destina a la instalación y puesta en marcha de un ascensor en el Centro Angel II de CHU HAI.

Un pequeño «empujoncito» para eliminar las barreras arquitectónicas y facilitar la movilidad a las personas con mayores limitaciones que se atienden.

Ayúdanos y comparte esta página