Vuelven Rufino, Garbanzo, Pecas y Padi

La terapia asistida con animales, un apoyo clave

Los animales se han convertido en un compañero indispensable para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad. Desde los perros lazarillo que acompañan a las personas con discapacidad visual a los que con intervenciones individualizadas y personalizadas ayudan a mejorar el funcionamiento cognitivo, físico o social, complementando de este modo a las terapias más convencionales.

Este tipo de terapia requiere de una participación combinada: del experto en TAA –Terapia Asistida con Animales- junto a los profesionales del recurso. Nuestros expertos son Hachiko Educación Canina, de la mano de Nicolás y con ayuda de Rufino, Garbanzo, Pecas y Padi -que según la atención necesaria-, vienen unos u otros.

Dentro de una sesión el animal actúa como un mediador social favoreciendo la comunicación, facilitando la expresión y control de emociones; ayuda a potenciar la autoestima y la confianza en uno mismo, fomenta la participación en grupos, la empatía y la relaciones interpersonales. Asiste en la relajación y efectos tranquilizadores a nivel psicológico… además los animales no tienen prejuicios ni discriminan a nadie, por lo que son los ayudantes perfectos para asistir a quien necesita comprensión y motivación.

Para las personas que atendemos, el encuentro con ellos es un gran momento, y tras tantos meses sin poder realizar la terapia por las circunstancias que vivimos, no hay más que ver sus caras para comprobar el vínculo emocional que se crea entre ellos y los animales.

 

Ayúdanos y comparte esta página